Todas las organizaciones están expuestas a factores de transformación. Estos factores inevitablemente llevan a las organizaciones a buscar nuevas formas de gestionar nuestros grupos de trabajo para alcanzar una mayor operatividad, para alzarse con un mayor rendimiento y efectividad.

Uno de los factores que va a generar el reinventar de la gestión de trata de la tecnología, hemos hablado cientos de veces sobre los beneficios (por menorizando algún perjuicio) que la tecnología ofrece a las empresa, un mundo que se abre como una fuente a la cual irremediablemente se ven las organizaciones a lanzarse, ya que no deben quedarse postergadas a unas herramientas de trabajo obsoletas e inoperativas.

En este paso habrá personas que ofrezcan una férrea defensa al cambio y que se nieguen a utilizar estas nuevas herramientas para continuar con sus labores, es muy importante creer en el cambio para que las personas que se muestran reacias cambien su parecer y que crean en estos nuevos entornos digitales.

Un segundo paso, que sigue acechando es la sombra de la crisis, que mantiene su manto negro sobre el pensamiento de las personas, aunque se hable de “brotes verdes”, lo cierto es que al ciudadano de a pie le cuesta creer en que realmente se está saliendo de esta situación económica y social. La sensación de precariedad y lo efímero de que hoy trabajas y mañana no es un hecho muy difícilmente curable. Por eso las empresas tienen que dirigir su estrategia a un trabajo sólido y fiable, donde el empleado se sienta integrado en la empresa y no tenga sensación de miedo.

Nuevos objetivos

Ya no vale con hablar de adaptarse al cambio, hemos visto como las soluciones organizativas adoptadas son ligeros ajustes de procesos, tecnológicos, departamento con nombres originales y algún que otro proyecto innovador. Pero en el actual contexto competitivo, las formulas tradicionales son incapaces de garantizar un futuro sostenible.

Hay que buscar entorno donde se favorezca la productividad, aprendizaje enfocándose a la creatividad y la innovación. Obviamente la respuesta a todos estos puntos no es sencillo o se hará en un día.

Desde dentro de las instituciones hay que fomentar un nuevo tipo de liderazgo, estamos hablando de personas que sean capaces de tener una visión y comprensión de la situación actual de la empresa, siendo su hoja de ruta la creación de una nueva cultura empresarial, tener una mentalidad global, rapidez estratégica…estos conceptos deben manejarlos estos líderes (palancas de cambio) para crear una organización donde los directivos sean los facilitadores de la innovación y motivación.

Estos líderes deben crear oportunidades y anticiparse a amenazas tanto de tipo social como tecnológico, gestionar la creciente complejidad de los entornos de trabajo y orientarla a nuevas formas de trabajo, individual y en equipo. De esta manera se conseguirá un crecimiento exponencial.

Aprendizaje continuo

Sinjj títuloA tus empleados debes mantenerlos siempre en un aprendizaje constante, Henry Ford en su frase “Sólo hay algo peor que formar a tus empleados y se vaya…es no formarles y que se queden” o el ex−Rector de Harvard, Derek Bok, que afirma que “Si crees que la formación es cara prueba con la ignorancia”.

Por eso tenemos que fijar un rumbo dentro de las organizaciones basado en el aprendizaje constante. El nuevo escenario define con quien, qué y cómo aprendemos y esto debe reflejarse claramente en la estrategia. Sin duda hay que reducir la dependencia de mensajes y maximizar los mecanismos para fomentar las ideas e intercambios de información, ese flujo constante ayuda a establecer una red total de conocimiento.

Poner foco en la visión y misión de la organización.

La visión y misión son esas maravillosas proposiciones que se hacen a principio de año, viene siendo ese párrafo al inicio de la presentación de la empresa que la define y sitúa en un marco de ética y valores.

Siempre tenemos que estar enfocados en los proyectos que se tienen en marcha y los productos que se van a lanzar, es decir, tenemos que regirnos por “lo que se controla es lo que se propicia”, si un producto va a cubrir unas necesidades de mercado ser capaces que estén alineados todos los departamentos para alcanzar poder cubrir esas necesidades, en el caso de ser un proyecto, que todas las áreas sean facilitadoras, en ambas debe obtenerse un resultado final optimo y en la medida de lo posible en el tiempo en el que se ha propuesto.

Como conclusión, es importante que las organizaciones creen un ambiente propicio para el desarrollo de  las personas, tanto personal como profesionalmente siempre marcando unos objetivos claros y en un ambiente donde haya un claro fomento de la innovación y la creatividad.

VN:F [1.9.22_1171]
Votar: 5.0/5 (3 votos)
Programas de transformación en las organizaciones, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

Comentarios

Comentarios desde Facebook

  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets