Frank Luntz explica en “La palabra es poder” como utilizar correctamente el lenguaje para conseguir nuestros objetivos en el mundo empresarial.

“Lo importante no es que dices, sino lo que la gente entiende”. Con esta premisa resume este gurú  la importancia de utilizar las palabras adecuadas para que nuestros mensajes no se distorsionen. E ilustra con algunos ejemplos la diferencia entre expresiones aparentemente iguales, como “dar datos ciertos; creibles o verdaderos” en lugar de “datos exactos”, esta última mucho más convincente. Lo mismo que si hacemos una interpretación en lugar de un análisis; o hablamos de responsabilidades en lugar de compromiso. Pequeños matices, que afectan al efecto final del discurso; como algunas de las reglas que te resumimos aquí:

  • Simplicidad y brevedad. Utiliza palabras fáciles, que no den lugar a equivocaciones y emplea frases cortas. No digas nunca una frase si “cabe” en una palabra
  • Credibilidad y coherencia. Si tus actos  contradice tus palabras resultará difícil convencer a nadie.
  • Novedad. Busca nuevas formas de explicar ideas antiguas, hazlas tuyas y repítelas sin parar.
  • Habla con ambición. Los mensajes tienen que decir lo que la gente quiere oir. Personaliza y humaniza tu discurso.
  • Formula preguntas. Muchas ideas tienen más impacto cuando se realiza una pregunta en lugar de limitarse a afirmar algo.

 

Fuente: Revista emprendedores 



Comentarios


  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets