Modelo AHP: toma de decisiones mediante su desglose


El Modelo AHP es un técnica usada para la toma de decisiones, se basa en realizar una distribución de las decisiones a tomar en función de una prioridad o jerarquía que ayuda a visualizar cuál o cuáles son las decisiones que mayor impacto crean para el objetivo buscado, sea un problema y ajustándose a las necesidades del momento.

Este tipo de herramientas se engloba en un marco para encuadrar un problema de decisión, y poder realizar una visualización de como impactan cada una de las decisiones, y de esta manera poder evaluarlas por orden de impacto y poder buscar alguna alternativa cuando no se esté seguro de cómo van a impactar las decisiones elegidas sobre el problema o asunto a tratar.

El primer paso para realizar el estudio de decisiones es poner sobre la mesa todas las posibles soluciones tomadas como viables para el problema que tenemos, a cada una de ellas las desglosamos y vemos cuál es la verdadera funcionalidad de cada una de ellas, es decir, preguntar para que realmente vamos a utilizar esta herramienta y que va a aportar si la aplicamos, buscar el fondo de la solución o si se puede hacer un despliegue de la misma.

El siguiente paso sería comparar las decisiones/ soluciones que tenemos como posibles, para este punto se pueden usar datos concretos, basarnos en como impactan cuantitativamente sobre el problema, de este manera la toma decisiones será mucho más objetiva y firme. De esta manera no solo nos basaremos en la subjetividad que se pueda crear en las respuestas que pueda dar una persona. Con esto, podemos empezar a crear una primera priorización creando una estructura jerárquica, poniendo elementos desordenados de forma racional y consistente.

 Por ello cuando se nos presentan problemas en la toma de decisiones, esta herramienta ayuda a desglosarlas,  priorizarlas y pasarlas a datos analíticos, aumentando la comunicación interna del grupo humano para tratar y comprender los datos en los que nos estamos basando, y cuando la toma de decisiones es algo más que numérica, que hay que basarlas en opiniones humanas el conjunto del grupo ayuda a desarrollar una base lógica y consensuada, y en el caso en el que la decisión no vaya a ser lo que se esperaba poder buscar posibles alternativas para lograr el fin buscado.

Para resumir el proceso de la toma de decisiones con ayuda de esta herramienta, lo desglosamos en etapas simples:

1. Seleccionar las posibles decisiones: poner sobre la mesa todas esas decisiones que se presentan con solución al problema, sin pensar cuales pueden aportar más o menos valor. En esta etapa no hay que hacer exclusiones, porque aún no se conoce el impacto que va a tener cada una en el problema.

2. Clasificar las decisiones: en esta etapa podemos realizar un brainstorming agrupar las soluciones por temáticas, o por posibilidad de impacto. Aqui nos basaremos en un grupo multidisciplinar para llegar a una agrupación objetiva.

3. Priorización: comenzamos con el ejercicio de reflexión sobre cómo y cuanto cada solución puede impactar en el negocio o problema. Clave en este punto la obtención de datos en la medida de lo posible y que el grupo se mantenga unido para llegar a priorizar de forma objetiva y con consistencia.

A partir de aquí podemos realizar un ejercicio de asignación de recursos o en caso de que no obtengamos lo que buscamos realizar un posible ejercicio de benchmarking para buscar como actúan otros en el mismo lugar y aplicar la táctica del “Best in class”.

 

Más metodologías que te pueden interesar:
    > Herramientas de planificación
    > Herramientas de evaluación y control
    > Herramientas de mejora
    > Otras herramientas



Comentarios


  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets