Fidelidad de cliente, empleados leales, procesos fiables: sin ellos el sistema se iría al traste. Cuando una compañía no logra adaptarse a un ambiente tan cambiante está destinada a la muerte. En este caso no sirve esa comparación sobre la teoría darwiniana de la evolución de las especies, las empresas no se basan en procesos genéticos que se acompañan de mutaciones para provocar la adaptación al medio. Nuestras empresas, o al menos un alto porcentaje, no tiene que esperar una obra de la naturaleza para poder cambiar hacia un destino mejor, lamentando que algunas lleguen a convertirse en dinosaurios errantes.

Estas utilizan técnicas de reciclaje continuo, ya sea por formación, análisis de sus fallos… lo que conlleva una redirección de sus capacidades y un nuevo enfoque de estrategia.

ttt

La verdadera misión de la doctrina de Darwin se basa en el hecho de que una especie tenga la capacidad de generar descendencia, algunas que no lo tuvieron claro desaparecieron (desfocalización de objetivos y estrategia ergo perdida de entidad de marca, fracaso). Por lo que si tomamos esta referencia y la pasamos a la práctica empresarial diremos que lo que un director busca es producir valor dentro de su empresa, pues si busca únicamente beneficios obviamente esenciales morirá en el intento, ya que estos son una consecuencia natural de la generación de la creación de valor y mejora continua dentro de las organizaciones.

Irremediablemente todas las empresas basan sus análisis y estudios en base a sus beneficios, gran fallo, pues no serán conscientes de los errores que cometen hasta que sus ingresos empiecen a decaer, para entonces podemos encontrarnos que ya será demasiado tarde. En la dura batalla de mantener un nivel alto de competitividad y unos beneficios elevados aparece la idea de buscar la mejora dentro de los fallos de nuestros propios sistemas y se genera un vacío en la creación de valor hacia los pilares clave de la empresa.

Y cuando una empresa se encuentra frente al abismo busca recortar gastos fijos, eliminando activo humano, cuando en realidad están desangrando a la compañía destruyendo una segura creación de valor. Esta técnica de destrucción de activos tan usada, es caer hacia una caída imposible de salvar, por ello no hay que basarse en el estudio de los beneficios sino en estudios de los errores de los sistemas, esto provocara que antes de encontrarnos en un callejón sin salida podamos percatar en peligro que acecha y redirigirnos hacia la dirección del éxito.

¿Por qué miedo al error?

Ese enemigo que tanto nos asusta, el miedo al fracaso es, per se, una parte incondicional de la naturaleza del hombre, en consecuencia de las empresas. El gran problema que encontramos en las organizaciones es la falta de búsqueda de fallo debido en gran parte a la burocratización de los sistemas y tratar de ocultar las equivocaciones, y por otro lado nos encontramos con que las empresas buscan el éxito a toda costa, una fijación que encadena determinantemente al fracaso.

uuuLa búsqueda de la piedra filosofal, la mejora continua, no es tan difícil como parece, voluntad y formación hacen que las empresas generen un ciclo de mejora que fomentará la creación de valor, aumento de beneficios, fidelización de clienteslealtad de empleados.

Hoy en día contamos con un sinfín de herramientas, metodologías, claves…para lograr esto, en esta web os desarrollamos muchas de ellas, esperemos os sean de ayuda y podáis alcanzar esa carrera espacial hacia el éxito.

El ejemplo más claro de tratar los fallos como un don lo encontramos en Japón, donde han enfocado su estrategia al análisis de fallos y tratar los defectos como una búsqueda hacia la perfección, todos conocemos Lean, Six sigma…y esto se dirige como fuente de continuo aprendizaje, esta dinámica confunde a aquellos que estudian únicamente el éxito para alcanzar el éxito. La combinación de ambas metodologías, puede lograr un vínculo arrollador como camino hacia la mejora continua y añadir valor en cada parte individual y colectiva de la organización. El correcto objetivo del análisis se basa en estudiar los fallos que realmente suponen un problema frecuente y de gravedad que impide que nuestros sistemas operen con normalidad, para estos la solución debe ser meditada y no simplemente fundamentada en lo que realiza la competencia o el compañero de al lado.

¡No busques culpables, busca soluciones!

No existe un sector donde estas prácticas sean más comunes, evidentemente nos encontramos algunos como aviación o automoción que se deben estudiar los fallos en detalle, pero se basa más en la persona que se encuentre al cargo. Esos mandos intermedios y directivos que apuesten por alcanzar estos métodos de gestión de control y búsqueda de la excelencia.

Seamos consciente del momento en el que se encuentra nuestra empresa, si va bien no seamos “animales” para morir de éxito, pero tampoco conservacionistas como no saber en qué momento es bueno apostar por nuevos retos, divergir mercado sin perder nuestro core business. La gestión de recursos y el movimiento de nuestros competidores mantendrán alerta las alarmas, pero sin duda, el trabajo del día a día, proponer el análisis de fallos como algo cotidiano ayudara a conseguir esos beneficios tan necesarios.

¿Cómo descubrir el análisis de la causa raíz? ¿Cómo poder anticiparnos al fallo? ¿Cómo interpretar los datos? ¿Cómo solucionar nuestros errores?

En PDCA Home te damos la respuesta a muchas de estas preguntas!

Autor: Rodrigo González González

VN:F [1.9.22_1171]
Votar: 5.0/5 (5 votos)
Buscar fallos, mejora continua, crear valor: sinónimo de éxito, 5.0 out of 5 based on 5 ratings

Comentarios

  1. jrgarcia dice:

    Un artículo interesantísimo, muy bien enfocado y que trata una realidad generalizada debido a la falta de autocrítica ó “autocuestionamiento” de los sistemas.

    Gracias.

  2. Muchas gracias José Ramón por tus comentarios. Solo con el hecho de que la gente pare a reflexionar sobre sus fallos y buscar mejoras, habremos conseguido el objetivo.

Comentarios desde Facebook

  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets