Me gustaría comenzar esta entrada reflexionando sobre si las empresas y managers apuestan por un entorno donde el trabajador se encuentre a gusto y trabaje bajo todo su potencial.

 Sobre este tema he visto algún reportaje sobre el que haré referencia y tendré el gusto de compartir con vosotros, en este aspecto, agradecer a las personas que se dedican día a día a descubrir ese resplandor oculto de las personas.

Si realmente los trabajadores estuvieran motivados en sus puestos de trabajo la rotación de empleotodo-es-posible debería verse muy reducida, los resultados y objetivos deberían ser un buen reflejo de entorno laboral que vivimos. Pero mi duda es ¿realmente sucede esto? ¿Somos plenamente conscientes de las posibilidades y el potencial que nos rodean?

 Os planteo una situación, imaginaos que tenéis que presentar una propuesta para un proyecto, llega el momento de presentarle al manager el trabajo realizado y la respuesta es “No, esto no es así…” o “No, cambia esto y esto otro…”, bien, ante un ambiente donde la negación es un máximo encontramos empleados frustrados, empleados estresados y empleados desmotivados. Fijaos como cambiaría la escena si el manager cambiará ese NO por, “Vamos a darle una vuelta…” o “Podríamos ver esto de esta otra manera…”, está claro que cambia por completo el contexto y la forma en la que se establece una relación laboral entre dos individuos, e incluso me atrevería a decir que personal.

Sobre la gestión de este tipo de relaciones destaco a Benjamin Zander director de la Orquesta Filarmónica de Boston, no os lo cuento, os cuelgo el vídeo y agradezco a padre e hija Punset por su labor de estudio y difusión de estas artes.

Si veis esto es extrapolable al entorno laboral, ya que no dejamos de ser niños o maestros que no paramos de aprender y enseñar a los que nos rodean. Si creamos un ambiente donde las ideas puedan fluir y no exista una imposición hacia una dirección estaremos ante el hecho de crear entornos innovadores y motivadores para todo el mundo, pues del fruto de la puesta en común de ideas surgen otras mayores y más potentes.

Con Zander vemos la punta del iceberg sobre lo que se podría conseguir en un ambiente de optimismo y positividad, pensad en el hecho de levantarte por la mañana y dirigirte al trabajo, ¿Qué prefieres, una vida laboral marcada por la negatividad o por el positivismo? Qué fácil es responder y que difícil actuar ¿verdad?.

Pues propongámonoslo, si yo soy positivo debo de tratar de impedir que nadie anule esa capacidad tan preciada, y ayudemos a los demás a que vivan de igual manera. Pequeños gestos pueden marcar el cambio de rutina, un ejercicio muy sencillo en justo a la hora de dormir pensar en 10 cosas buenas que te hayan pasado durante el día o los dos días anteriores, y pensaréis, ¡es imposible!. Y yo os digo que lo probéis, que no caigáis en la trampa de la negatividad, al principio puede que os cueste, que no seáis capaces de pensar en más de tres cosas buenas, pero haced el esfuerzo, os aseguro que merecerá la pena. Si sois capaces de seguir durante dos semanas y pensar diez cosas buenas cada día al cabo de ese tiempo veréis como las cosas van cambiando.

Como bien dice Mark Stevenson el optimismo es un posicionamiento moral, entonces vayamos al lado positivo de las cosas. Os dejo otro reportaje sobre este tema con los mismos protagonistas (gracias a ambos).

Entonces salgamos del área de supervivencia y entremos a formar parte a una sociedad de cooperación, atentos a la diferencia abismal entre ambos. Un mundo introvertido e inseguro donde la relación entre individuos se marca por un fuerte aspecto de negatividad, creando ansiedad y inseguridad, pasando a otro donde fluyen ideas, aumenta la seguridad y la motivación, absolutamente opuestos, ¿Con cuál os quedáis?.

Propongámonos cambiar, es fácil, es mucho más fácil de lo que parece, focalicemos nuestra energía y hagamos de ella algo positivo. No puedo acabar de otra manera que…

Busquemos a nuestro YO SOBRESALIENTE y vayamos a por él.



Comentarios

  1. Julia dice:

    Emilio, como siempre felicidades, gran artículo

  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets