Hoy en día en todas las empresas se trabaja por procesos, que se definen como un conjunto de actividades reproducibles con unas entradas y unas salidas, pero se quedan ahí; un proceso es algo que engloba muchos componentes más, cada uno fundamental para el buen funcionamiento de la empresa.

Como en  cualquier proceso tenemos entradas y salidas, pero es clave que en estas hallan unas condiciones, unas especificaciones que nos digan el qué, cómo y  cuándo de estos componentes, y de este modo establecer límites de aceptación/ rechazo.

En un proceso se pueden diferenciar varias figuras, una de ellas en el “propietario”, se podría definir como el encargado del proceso, la persona responsable de que cada uno de los engranajes de la máquina de un proceso cohesionen y se obtenga un rendimiento optimo, la mejor opción es que dicho propietario esté implicado  el proceso; es este cargo, se necesita a una persona preparada, con habilidades comunicativas y capaz de dirigir personas y toma de decisiones objetivas, para así crear un ambiente de trabajo apropiado. Hay que destacar a todas las personas implicadas en el proceso, todos aquellos operarios que forman parte del proceso.

Muy importante en un proceso es realizar tomas de medición, esto se consigue mediante indicadores, que nos marcaran en el momento en el que nos encontramos, estos parámetros deben ser funcionales, es decir, hay que tomar medidas desde indicadores que sean de utilidad para la empresa, a este componente se le unen los objetivos, es necesario tener ambos para conocer el funcionamiento del proceso y el estado en el que nos encontramos, y desde este punto dirigirnos hacia una mejora del proceso o marcar nuevos y mejores objetivos.

Para finalizar este post, destacamos las figuras de los proveedores y clientes, piezas fundamentales, el primero nos proporcionara las materias primas necesaria para comenzar nuestro proceso, y el segundo nos aceptara o rechazara el producto por ello es necesario conocer las necesidades (condiciones) que nos pide.

El trabajar por procesos aumenta los beneficios de la empresa, pues, nos ayuda a alinear a todos los departamentos con un objetivo global pues el proceso es transversal a la empresa, de este modo se consigue implicación y comunicación general, aumentar la eficiencia y el rendimiento, reducir los reprocesados lo que conlleva una disminución de costes. Por ello hacemos hincapié en que se implante el trabajar por procesos.

Autor: Rodrigo González González

Grupo PDCA Home



Comentarios

  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets