Hay ciertas épocas del año que se antojan proclives para hacer una pausa y reflexionar. Cerrar un ciclo y recapacitar antes de volver a seguir con la rutina habitual. Por ejemplo, los finales de año es una de esas épocas.

De esta forma, para todas las personas que trabajan, hay algunas preguntas que conviene que se hagan de vez en cuando: ¿Te gusta tu trabajo actual? ¿Te gusta más o menos que tus trabajos anteriores? ¿Estás más contento ahora que hace un año? ¿Estás donde quieres estar? ¿Te compensa el sacrificio, en comparación con el salario que cobras? ¿Donde te gustaría estar dentro de 5 años? etc…

Sobre este punto, los expertos recomiendan que, una o dos veces al año, te pares a reflexionar sobre estas y otras preguntas, y hagas una autoevaluación de si estás en el trabajo que realmente deseas/necesitas o no. 

Hacerse periódicamente estas reflexiones es importante para evitar perder las riendas de tu vida. Para ello, en otro artículo de esta web del año 2012, se hablaba de algunos consejos interesantes que iban en esta misma linea…  pero esta vez, en este artículo te proponemos otra forma más divertida y sencilla de hacer una evaluación de tu puesto de trabajo, que te permitirá obtener datos numéricos con los que comparar tu situación actual con tus situaciones pasadas y futuras.

Evaluar tu satisfacción en el trabajo usando una hoja de cálculo

La propuesta es muy sencilla: Una hoja de cálculo donde poder evaluar los factores que más nos importan con una nota numérica (de 0 –peor– a 10 –mejor) para poder sacar una media de todos ellos y tener un valor objetivo global con el que poder comparar en diferentes fechas, o en diferentes trabajos en los que hayas estado:

En la hoja del ejemplo, hemos puesto algunas de las cosas que más suelen importar a la gente a la hora de valorar su puesto de trabajo: La carga de trabajo (que no sea demasiado estresante), que los temas que llevas te parezcan interesantes (no tener un trabajo aburrido o que no te motive), el buen ambiente (compañeros, jefes,…), el horario (número de horas, turnos, vacaciones,…), el lugar (si está cerca o lejos de casa, si te gusta el emplazamiento…), la estabilidad (estabilidad de tu contrato, estabilidad de la empresa…), las posibilidades de mejora para tu carrera profesional (posibles ascensos futuros, adquisición de experiencia…), o el salario (obviamente, este es uno de los factores principales), etc.

Por supuesto, puedes modificar la hoja de cálculo a tu antojo para poner los factores que más te importen a ti, y para darle más o menos peso a cada factor en función de la relevancia que le des. Una vez determinados los factores, los podemos evaluar con una nota de 0 a 10, y sacar un valor promedio que nos de como resultado una puntuación global.

Como ya hemos comentado antes, podemos usar estos resultados globales a lo largo del tiempo para comparar la evolución de nuestro grado de satisfacción en un mismo trabajo, o para comparar tu trabajo actual con otros trabajos en los que hayas estado en el pasado:

Con este registro, podremos tener datos para saber si estamos donde queremos, si estamos ahora más contentos que años atrás, o si, al contrario, eramos más felices en el pasado… lo que después quieras hacer con estos resultados ya es cosa tuya, pero al menos, ahora ya tienes información suficiente para poder decidir.

Puedes descargar el ejemplo de hoja de cálculo aquí: Hoja de reflexiones en el trabajo (formato .xlsx – MS Excel)



Comentarios

  1. m.l. dice:

    Pues si… En efecto, a veces cobrar más no significa estar más contento. Hay que buscar un trabajo en el que estés a gusto.

  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets