Hace ya un tiempo se desarrolló la certificación de personas cada vez más extendida y conocida entre nosotros, donde se pone de manifiesto las competencias de dicha persona para el puesto que desempeña, y todo ello regulado por la ISO/IEC 17024. Esta Norma verifica que los conocimientos y estudios de la persona encajan con el puesto que desempeña, es decir, al igual que la auditoria de sistemas esa Norma sigue una serie de requisitos sobre la competencia y se establecen en base a criterios como formación, experiencia…como siempre debe ser evaluado por una entidad independiente y objetiva. Por tanto si una persona cumple con la Norma y esta dentro de la conformidad de la misma es apta para  y cubre los requisitos de la organización.

Para aclarar conceptos, los esquemas de esta certificación pueden tener un carácter propio del organismo que certifica o bien por otro ya sea privado o publico; los requisitos marcados se establecen en función de las necesidades del mercado, eso sí, estos requisitos deben cumplir un mínimo para que la certificación esa aceptada. Todo ello sobre los pilares de la Norma ISO/IEC 17024 que regula los aspectos mas significativos dentro del proceso de la certificación y que se puede aplicar a cualquier profesión que se desee en cuanto a validar la competencia de la personas a la que se quiere poner bajo certificación. Dentro de esta Norma destacan conceptos  y definiciones como en cualquier Norma ISO tales como competencia, evaluación, examen o calificación. Actualmente existen varios órganos que se encargan de este tipo de certificación y con una fuerte tendencia internacional donde se le da un valor añadido a la certificación de personas donde se desarrollan todo tipo de certificaciones, desde medio ambiente hasta soldadores pasando por transportistas donde se engloban un elenco de Normas cada una especifica de su puesto y competencia.

Este tipo de Normas me genera dudas sobre el valor añadido que se le puede sobreponer a estas certificaciones, pues si bien para que un profesional acceda a un puesto de trabajo donde ha de cumplir ciertas competencias, en muchos casos muy técnicas, sinónimo de especificas, puede suponer a la persona en cuestión una prueba de fuego donde se valora si es apta o no para el puesto que desempeñan. Veo muy claro que la persona a certificar se encuentra ante una posición tensa pues creo mas en la consecución de objetivos para esa persona es más que una prueba donde quedan claro las competencias que puede desempañar.

Desde mi punto de vista creo que podemos tener certificaciones que aporten mas valor a las organizaciones que la de personas, no dudo que algunas de ellas sean importantes pero si que vivimos en un mundo donde las personas están en constante formación y por tanto no hay que dudar de la misma pues si pasan las pruebas para alcanzar el puesto y dentro de este cumplen los objetivos marcados incluyendo las certificaciones de sistemas que corroboren que trabajamos cumpliendo las Normas, se presenta como suficiente para no naufragar en un mundo plagado de normas.



Comentarios

  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets