Esta vez me gustaría referirme al hecho de optimizar recursos en las empresas sin la necesidad de generar o minimizar el despido de empleados, hablo de buscar el ahorro operativo de la empresa maximizando su rendimiento. He tenido el gusto de trabajar en múltiples empresas y se puede observar que las empresas generar una cantidad de reportes y cuadros de indicadores que en un porcentaje muy elevado pecan de no enfocarse sobre lo que realmente importa.

Y lanzo la pregunta ¿Sabes realmente lo que mides y te sirve para poder mejorar tu rendimiento?, existe una falsa creencia en las empresas sobre la creación de informes, no por mucho medir o tener más indicadores en nuestros cuadros de mandos vas a conocer mejor cómo funcionan tus procesos, en alguna ocasión he llegado a ver indicadores que no cumplían los objetivos establecidos con la excusa de que para la empresa no son un foco de mejora. Entonces ¿podemos pensar que solo en departamentos como ventas o marketing es donde se van a generar una cuenta de resultados positiva?, obviamente no, hay que buscar una mejora a todos los niveles, de nada me sirve que el departamento de ventas genere positivos cada mes si se está despilfarrando por otro sitio, en pocas empresas se llega a la idea que fomentaba Deming sobre “Si no puede describir lo que está haciendo como un proceso, no sabe lo que está haciendo” o “La gestión por resultados es confundir las causas especiales con las causas comunes”, Deming sabía que formulando las preguntas correctas se conseguirían las respuestas deseadas, es decir, en nuestro cuadro de mandos global debemos saber hacia dónde mirar para conseguir mejorar, estoy hablando de aumentar beneficios mejorando procesos, enfocándonos en los despilfarros que se producen en todas las empresas en diferentes sectores y generando un aumento en la cadena de valor de nuestros procesos que repercutirá directamente a nuestros productos y por tanto a nuestros clientes.

we

Es ahí donde realmente hay que hacer el juicio de valor de las empresas, de que sirve despedir a 100, 200 ó 3 empleados si en modus operandis va a seguir siendo el mismo, vamos a seguir cometiendo los mismos fallos y por tanto va a permanecer todo igual autoconvenciéndonos de que nuestra de resultados va a mejorar en detrimento del despido de empleados, y esto establece una relación proporcional al aumento del número de errores en nuestras operaciones, pues pretendemos sacar la misma carga de trabajo con menos empleados cuando con antes con mas no éramos capaces de conseguir llegar a unos niveles óptimos de rendimiento. No hablo del endeudamiento económico por malversación de fondos o deuda crediticia, sino de generar valor en nuestros procesos.

Empresas económicamente sanas, y por sanas entiendo aquellas empresas que no han pedido crédito o que en su caso han sabido compensarlo y racionalizarlo con CEOs o presidentes implicados en un fin  común no personal, buscan la excelencia de sus procesos, modelos avanzados en despliegue y monitorización de procesos, poder estandarizarlos para conseguir un lenguaje común en la empresa

Conseguir realzar la figura del cliente como eje central de la operativa organizacional es el resultado de mucho tiempo de trabajo pero con todo ese esfuerzo se alcanzan objetivos positivos, crear una política alineada sobre procesos, mejora y cliente son 3 pilares claves para el resurgir de muchas empresas. No estoy hablando de  proyectos económicamente arriesgados, todo lo contrario no por gastar más vas a funcionar mejor, la idea de focalizar esfuerzos. Tener a los empleados en un estado anímico positivo, desde el fomento del compañerismo o el sentimiento de marca, un empleado feliz va a implicarse más sobre la mejora de procesos, crear grupos de trabajo donde se expongan los problemas del día a día son dinámicas muy poco difundidas con una generación de valor sorprendente, pues los empleados como cliente interno debe trabajar sobre unas condiciones de trabajo favorables.

Me gustaría compartir un video donde se ilustra a la perfección como buscando la mejora de nuestros procesos, buscar la excelencia ayuda a mejorar los beneficios de la empresa. En definitiva entender que hacemos para lograr lo que queremos.

Como reflexión final, me gustaría que hubiese quedado claro que es igual de importante medir como saber lo que se mide, y digo, no por medir más vas a prestar mejor calidad en el servicio o producto porque si no sabes lo que mides no sabrás donde mejorar ni saber. Siempre llevar consigo las claves del PDCA con el fin de mejorar y estandarizar procesos.



Comentarios

  1. Julia dice:

    Emilo, leo con mucho interés tus artículos, no te demores tanto en poner el siguiente. Gracias

  2. […] de satisfacción de cliente que delimiten las acciones de mejora sobre un foco concreto para ir optimizando los procesos y generar acciones de valor hacia nuestro cliente […]

  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets