Tras varios años escuchando cosas sobre el coaching, me he propuesto documentarme sobre el tema a fondo y hacer un artículo lo más imparcial posible sobre qué es el coaching, cómo se aplica y en qué principios y metodologías se basa.

El propósito de este artículo es simplemente dar un punto de vista imparcial sobre el coaching… dado que en Internet es muy común encontrarse artículos excesivamente positivos acerca de este tema (muchas veces porque hay intereses económicos de por medio por parte de quien los escribe), y también hay artículos excesivamente negativos (los cuales tampoco son objetivos).

coaching

Aquí tenéis una introducción sobre todo lo que hay que saber referente al mundo del coaching:

Definición de coaching

El coaching es una disciplina relativamente reciente, cuyo uso se ha extendido sustancialmente durante la última década. La palabra coaching es un anglicismo que significa “entrenamiento”. Esta disciplina comúnmente se asocia con el mundo empresarial en tareas ligadas con el asesoramiento, la orientación y la preparación de líderes y trabajadores sobre qué hacer para conseguir una mayor eficiencia, obtener mejores resultados, aprender a mejorar la toma de decisiones, conseguir una mejor convivencia en el trabajo o afrontar la vida más positivamente. Además, también se puede aplicar en la vida privada.

No obstante, según la fuente o la persona a la que preguntemos, es común que nos den una definición distinta de coaching, dado que los límites y metodologías de este no están del todo delimitados.

Por ejemplo, según la Wikipedia, coaching “es un método que consiste en acompañar, instruir y entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir alguna meta o desarrollar habilidades específicas”.

Según la International Coach Federation, “El coaching consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida”.

¿Qué es un coach?

Las personas dedicadas a aplicar el coaching se llaman coach, o coaches.   Tras esta definición tan sencilla, surge otra pregunta más difícil de responder… ¿Quién es coach y quién no?

Dado que no existe una formación homologada para obtener un “titulo oficial de coach”, cualquiera puede llamarse a si mismo Coach, o Experto en Coach. Del mismo modo, cualquier academia puede dar cursos de formación de coaches, y certificar a alguien con un “diploma de coach” (el cual no tiene ninguna validez legal, porque como ya he comentado, el coaching no es una titulación oficial).

No obstante, el coaching cubre una necesidad en el mercado, y es la de proporcionar orientación-asesoramiento a las personas que lo solicitan, por lo que el hecho de que no sea una titulación oficial, no significa que no sea útil o necesario.

Los principios del coaching y su metodología

Es difícil explicar de forma resumida cuál es la metodología del coaching, ya que no hay un consenso acerca de cómo debe ser desarrollado, o qué aspectos abarca o no abarca esta disciplina. Cada experto al que le preguntes puede tener una visión diferente del tema.

De forma genérica, estos son algunos de los temas que se suelen abarcar:

– Propiciar el desarrollo personal.

– Mejorar nuestras habilidades en el trabajo y en la vida diaria.

– Mejorar el conocimiento de nosotros mismos.

– Ayudar a mejorar la comunicación personal y la asertividad.

– Aprender a establecer prioridades y fijar objetivos (profesionales y personales), y posteriormente, alcanzarlos.

– Aprender a gestionar mejor el tiempo (trabajo, familia, ocio, deporte…).

– Buscar formas más efectivas de hacer las cosas.

– Replantearse la forma de ver la realidad.

– Aprender a ser más feliz.

– Etc…

La metodología más usada es la del asesoramiento entre el coach y su cliente, donde se suelen seguir una serie de fases similares a esta:

1º) Observar e identificar las necesidades del cliente.

3º) Establecer objetivos en base a las necesidades de mejora previamente observadas.

2º) Orientación y asesoramiento sobre cómo mejorar, y qué hacer para alcanzar los objetivos propuestos.

4º) Pasado cierto tiempo, medir y comprobar que los objetivos de mejora se han cumplido.

En cierto modo, esta metodología, quizá os recuerde al Ciclo PDCA de mejora continua.

Diferencias entre psicología y coaching

Dado que el coaching se basa en una relación de asesoramiento entre el coach y su cliente, donde entre ambos estudian los aspectos a tratar, buscan posibles problemas y se fijan objetivos de mejora, hay quienes asocian el coaching con la psicología.

No obstante, hay una gran diferencia entre la psicología y el coaching:

– La psicología es una disciplina académica ampliamente estudiada y con metodologías muy definidas.

– Para ejercer de psicólogo hace falta obtener una titulación universitaria.

Por lo tanto psicología y coaching no son comparables, y no se debería pretender que un coach cubra las actividades propias de los psicólogos.

Conclusiones

Desde el principio, el coaching ha tenido sus promotores y sus detractores:

Sus promotores argumentan que este tipo de asesorías y orientación, son una herramienta útil para que las personas mejoren sus capacidades (mejorar en las comunicaciones personales, en la eficiencia a la hora de trabajar, de definir objetivos, de alcanzar resultados o de ser más felices en su vida).

Los detractores del coaching argumentan que no siguen una metodología lo suficientemente estudiada, que no hay estudios que avalen su efectividad, que sus argumentos se acercan más al mundo de las pseudociencias, y que cualquier persona puede llamarse Experto en Coach.

Mi opinión personal sobre el coaching

Para terminar, mi opinión personal es que el coaching sí que puede ser muy útil en ciertas situaciones. Hay mucha gente que necesita ser asesorada y orientada tanto en el mundo laboral como en el personal. Al igual que los padres y profesores de escuela enseñan y orientan a los niños pequeños, muchas veces las personas mayores también necesitan orientación.

No obstante, el coaching no va a ser tomado en serio hasta que se profesionalice más: Esto significa, que se estandaricen sus metodologías, se delimite lo que es coaching y lo que no, se dejen de mezclar los conceptos (a veces parece que cualquier cosa es coaching), y que se demuestren sus resultados. Es muy común que tras escuchar una charla de un coach, o ver un video sobre el tema, acabas teniendo la sensación de que has aprendido mucho… pero exactamente, no sabes el qué.

Por último, es muy necesario que los profesionales que se dediquen a esta disciplina tengan una formación reglada y oficial, al igual que la tienen los psicólogos, los ingenieros, los mecánicos, o quien sea. Esto significa, que el Gobierno y la Administración definan una formación estándar para ser coach, ya sea como una Formación Profesional, o un Curso Oficial Homologado, un Grado universitario, o añadirlo como una especialización dentro de la carrera de psicología.

PD: Si no estás de acuerdo con el artículo o crees que hay algo incorrecto, no dudes en ponerlo en los comentarios.



Comentarios


  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets