La idea de la gestión del talento es clara, atracción de talento para aumentar tu competitividad y el desarrollo de la empresa. Es importante definir qué se entiende por talento y su concepto más amplio. Talento es “la capacidad intelectual o habilidad que tiene una persona para aprender las cosas con fiabilidad o para desarrollar con mucha habilidad una actividad”, aunque para resumirlo de alguna manera hablaríamos de “la capacidad de transformar algo buenos en algo mejor” siempre con una aplicación práctica y a la consecución de objetivos y/o resultados.

En primer lugar hay que tener presente que, desde el punto de vista del desarrollo económico, no interesa contar con conocimientos con el único objetivo de disponer de ellos, sino para utilizarlos con el fin de poder generar resultados, ya sea en forma de riqueza o de otro tipo, no debe pasarse por alto que no es la disponibilidad de conocimientos, sino su aplicación eficiente lo que da lugar a los resultados, y para aplicarlos de forma eficaz no basta con poseerlos sino gestionarlos de forma inteligente.

No obstante y en base a la captación del talento tenemos que fijar diferentes vías de actuación, por una parte tenemos que crear un empleo atractivo y de calidad, y en segundo plano debemos trabajar en una visión global de flujos de talento, ya que tenemos que ser capaces de atraerlo pero también de detectar donde se producen focos calientes de creación de talento.

¿Talento individual o colectivo?

Se trabaja en equipo por lo que prima el talento colectivo, uno más uno no es siempre dos, el algunos casos no llega y en otros se pasa, lo importante es establecer un equilibrio, donde todos sumen y sea el propio talento el que haga crecer el colectivo aportando un valor exponencial.

Para trabajar en talento grupal debemos fijarnos en los siguientes aspectos

Establecer qué tipo de talento colectivo queremos desarrollar, para potenciar los aspectos relevantes d y de valor añadido de nuestra cultura o filosofía de empresa.

– En función de los planes de negocio hacia donde queremos focalizar nuestra atracción de talento, que tipo y como fomentar el ser más competitivos, tanto como revisar su estado y adecuación.

El talento colectivo debe conseguir mostrarse de utilidad para la organización donde se desarrolla la actividad. Por ello debemos tener unas expectativas alineadas y comportamiento de nuestros clientes para coordinar el talento.

Poseer la capacidad organizativa para redirigir el talento individual hacia la potencialización del talento colectivo y dedicar tiempo y recursos suficientes para desarrollarlo, de modo que se adecue a las necesidades de la empresa y a su vez de los clientes.

Desarrollo del talento, ¿Se hace o se nace?

flat design vector illustration concept of team work

Es una pregunta como sucede con el huevo y la gallina es un poco elemental, pero de difícil respuesta, ya que esta respuesta debe incluir ambas. Según el profesor John P. Kotter nacemos con predisposición a la motivación y a ciertas capacidades o habilidades, las cuales se pueden ir reforzando a lo largo de nuestra vida con educación y entrenamiento. Otras habilidades o conocimientos más específicos los iremos adquiriendo y perfeccionando a lo largo de nuestra experiencia profesional.

Entre todo esto vamos a hablar del Efecto Pigmalión, muchos ya lo conocéis, para aquellos que aún no, os lo presentamos, consiste en creer en el poder que albergan las personas, entonces sobre este hecho lo primero que tenemos que hacer para desarrollar un talento es actuar como si lo tuviéramos.

Básicamente consiste es tratar a tu equipo como auténticos campeones y muy posiblemente alguno de ellos consiga una medalla. A diferencia que si tratas a la gente de tu equipo perdedores jamás, jamás, se alcanzaran los objetivos que se hayan marcado. Y en resumidas, tu mente puede concebirlo, tu corazón darle pasión y, si actúas, será cuando suceda.

Entonces, tras haber dicho esto, ¿cuál es el secreto para potenciar el máximo de nuestras cualidades?, sencillo valores, creencias, talento y alcanzaremos todos los resultados que nos propongamos.

La gestión del talento a nivel personal se basa en:

– Se inquieto, no pares de buscar, se curioso, al refrán de “ la curiosidad mató al gato”, diremos que también ayudo a descubrir la grandeza de la humanidad,

– Experimenta, nunca te mantengas en tu zona de confort por mucho tiempo. Eso mismo es aplicable a las empresas y sus empleados.

– Arriésgate, lo reducimos a quien no arriesga no gana. Según Mark Twain “un hombre con una idea nueva hasta que la idea triunfa”.

– Superar tus limites, sin duda tienes que acabar con las barreras mentales.

– Perseverar, no importa las veces que caigas si no las que te levantes.

– Aprende, aprende de todo el mundo, todos tienen grandes cosas que aportarte.

– Relajación, el estrés bloquea la mente y no permite continuar, evita el estrés.

– Diviértete, se feliz, esto ayuda a liberar hormonas que favorecen a mejorar tu bienestar, ríe todo lo que puedas, ayuda a relativizar los problemas.

Estos principios son aplicables a las empresas, de la misma forma que una persona es capaz de buscar estos principios básicos, una empresa también puede basar estos principios y tomarlos como filosofía de vida, lo importante es mantener la ilusión de los empleados y la ilusión de la empresa, esto hará que fluya el dinamismo y las ganas de aportar ideas y mejorar en conjunto.

Continuando sobre el debate de la gestión de talento dentro de las empresas destaco varias líneas de trabajo que se deben de llevar a cabo:

Atrae el talento, retenlo pero, mantenlo conectado, es decir que tenga libertad de acción, debe tener movimiento interno y externo. El talento debe permanecer es un estado de libertad, de esta manera, los empleados se sentirán mas cómodos frente a retos y posible comunicación de ideas. Según Thomas Alba Edison “el talento es el 1% de inspiración y el 99% de transpiración”.

Muy de la mano del primer apartado, el segundo se basa en la idea de crear espacios abiertos, estos actúan como campos de generación y potencialización de talento, dinamizar proyectos sin ataduras, crear situaciones donde fluyas las ideas que exista comodidad de flujo de información.

Necesidad de impulsar la exposición de talento, no hay que tener miedo a que las personas sigan creciendo (no les frenes), esto influirá por un lado a que busquen otros sitios donde encuentren esto y por otro, que se puedan estancar e invertir el proceso de incrementar talento. Que el grado de profesionalidad se alto y por tanto mantener una red de sinergias elevado, supondrá un aumento del negocio en forma de conocimiento y potenciará el aprendizaje.

Espero que haya servido para que tanto empleados como empresas empiecen mañana a gestionar el talento que tienen y al que pueden llegar a alcanzar. Porque las limitaciones las ponemos nosotros mismos. Por eso, NO te pongas LIMITES.



Comentarios

  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets