Los currículums por competencias son una manera novedosa y cada vez más usada de presentarte en tu vida profesional, pero… ¿Qué son exactamente y en qué se diferencian de los currículums tradicionales? Te lo explicamos a continuación:

Una breve introducción: El currículum tradicional

El Currículum Vitae (CV) tradicional ha sido la forma más usada en el último siglo de plasmar en un documento la experiencia académica y laboral de una persona, con el objetivo de poder transmitir de forma esquemática un resumen de su formación y vida laboral a otras personas. Su uso más común tradicionalmente ha sido el de buscar empleo, pero también puede servir para otros usos, como por ejemplo para presentarse.

Tradicionalmente los CV han tenido un contenido muy estandarizado, que consistía básicamente en los siguientes campos: Datos personales, datos de contacto, experiencia profesional, formación académica (universidad, etc.), formación complementaria (cursos), idiomas, y otros datos opcionales como un resumen/introducción, foto, reseñas de proyectos destacados, carné de conducir, disponibilidad de movilidad geográfica, etc.

Del mismo modo, siempre se ha aconsejado que el CV en papel no ocupe más de un folio, que la información esté ordenada cronológicamente, que sea conciso, que sea veraz, que incluya solo los aspectos más importantes, que se adapte a la empresa a la que lo vas a enviar para hacerlo más atractivo, y muchos otros consejos que nunca sabremos si realmente cumplían con su propósito o no.

Sea como sea, hace ya una década que llegó el mundo de Internet y la Sociedad de la Información al ámbito de los Recursos Humanos, y lo cambió todo. Plataformas como Infojobs o Linkedin cambiaron el CV para siempre, dejando obsoleto el formato tradicional en papel y haciéndolo cada vez más dinámico y personalizable.

El currículum por competencias: ¿Qué es? 

A diferencia del CV tradicional, donde el contenido del mismo se centra fundamentalmente en la formación y la experiencia de la persona como si estos fueran los únicos datos relevantes, el currículum por competencias ofrece una solución distinta enfocándose en las habilidades.

Este enfoque es completamente novedoso, dado que resta importancia a la formación reglada y a los años de experiencia previa de la persona, para centrarse en lo que es realmente importante: las cosas que sabes hacer.

Por ejemplo, si una empresa busca a una persona para programar en un determinado lenguaje informático, seguramente a dicha empresa no le importe mucho cuántos años han trabajado los potenciales candidatos en otras empresas que no tengan que ver con la programación. De hecho, aunque hayan trabajado anteriormente de programadores, no les servirá de mucho si no conocen el lenguaje concreto de programación que necesitan.

Este mismo ejemplo se puede generalizar a casi cualquier puesto de trabajo…  lo importante realmente no es dónde hayas trabajado o qué estudios generalistas hayas cursado, lo importante es que sepas definir en qué habilidades eres bueno y qué cosas sabes hacer.

De esta forma, lo interesante de los CV por competencias es que en el mismo espacio vamos a ser capaces de definir mucho mejor quiénes somos y qué sabemos hacer, lo cual es mucho más interesante y dice mucho más de ti que la típica lista de las empresas en las que has trabajado durante los últimos años.

Currículum por competencias VS currículum tradicional: Estas son sus diferencias

A modo de resumen, podríamos señalar los siguientes aspectos de los CV tradicionales y los CV por competencias:

CV tradicional:

  • – Contenido estandarizado: experiencia profesional, formación
  • – Información en orden cronológico.
  • – Demasiado formal y difícil de adaptar.
  • – Dificultad de transmitir las ideas importantes.

CV por competencias:

  • – Enfocado en las cosas importantes: Qué sabes hacer.
  • – Contenido más personalizable.
  • – Más fácil de transmitir la información importante al receptor.

Cabe destacar que no siempre será buena idea usar este tipo de CV. Hay que saber en qué situaciones es más apropiado usar un CV tradicional, en cuales es más apropiado uno por competencias, o bien, cuándo podemos mezclar ambos formatos.

Sea como sea, lo que está claro es que vivimos en un mundo cada vez más dinámico, donde los trabajos son cada vez más específicos y muchas veces se piden conocimientos y habilidades muy concretos que un CV tradicional no es capaz de incluir de forma eficiente. Por ello, todo indica que a lardo plazo los formatos de CV tendrán que ser cada vez más capaces de adaptarse a estas situaciones concretas para poder seguir desempeñando su labor como hasta ahora.



Comentarios

  • Síguenos en...

    Seguir a PDCA Home en Facebook

  • Archivos

  • Usuarios

  • Tweets